Bajo pájaros rojo sangre

Ignacio Escañuela Romana

Tomé mis cosas, algunas las tiré y otras las dejé en el asiento trasero del coche, arranqué, sin mirar atrás, a través del polvo de la carretera bañada en intensa calima, bajo cielos de raros pájaros alados, de color rojo sangre, surcantes del firmamento encendido, hacia el que no podría llegar, pero sí bajo el que conducir, mirada fija. Lo sabría cuando volviese, pensé, sin alegría, tristeza, nostalgia, venganza, esperanza; como un existente ajeno, mas afirmante. Todos los años vividos mueren ahora, en estos kilómetros, en los que el corazón late acompasado señalando el tiempo, me dije. Sin historia, despedirme, no sólo de ella, sino, sobre todo, de mí mismo. Esos pájaros…

Publicado por

Ignacio Escañuela Romana

Un poco de todo, escritor, filósofo y economista. Porque, en el fondo, son la misma cosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s